Yoga Bilbao. Clases de Yoga. Centro de Yoga. Yoga y el embarazo.

El Yoga te llevará a vivir una maternidad plena con confianza, alegría, seguridad y consciencia. 

Date permiso para sentir su cuerpo y deja fluir su respiración.

Sé capaz de conectar con tus necesidades más profundas y con las de tu bebé.

El embarazo, el parto y la maternidad son etapas de la vida con una gran repercusión en el futuro.

Es un momento muy favorable para el Yoga, con sentimiento e intuición. Un momento especial para el autoconocimiento.

Conocer e identificar los cambios del cuerpo. Ayudarte a alcanzar la conciencia, el control respiratorio y el conocimiento de los propios mecanismos físicos y psíquicos.

La práctica de Yoga durante el embarazo facilita el conocimiento consciente de los cambios que se van produciendo.

La yogui no empuja, acompaña, comprende y ama lo que sucede; lo acepta y sabe esperar.

Moderación, escucha, observación y adaptaciones en función de las modificaciones que se van produciendo son la clave del éxito en este nuevo camino.

Si una mujer ya practicaba Yoga antes Yoga Bilbao. Clases de Yoga. Centro de Yoga. Yoga y el embarazo.del embarazo es evidente que puede continuar haciéndolo desde el principio de la gestación, siempre desde la prudencia, conociendo y respetando su cuerpo.

La práctica de karanas (ejercicios dinámicos con respiración y consciencia) y âsanas (posturas que fortalecen el cuerpo) aumentan el nivel energético y proporcionan la vitalidad necesaria a la madre y a la formación del nuevo ser.

Tener conocimientos de prânâyâma (diferentes técnicas de respiración), e ir tomando consciencia de la respiración, llevará a la yogui a estar más preparada para el momento de dar a luz.

Las prácticas meditativas de la madre consigo misma o de unificación (la madre, el niño y el flujo de la vida) se hacen más sensibles y las experiencias más intensas.

Los movimientos del niño promoverán un diálogo real y unificador que responde a la maravillosa experiencia que se aproxima.

Interaccionar lo biológico, lo social y lo psicológico son aspectos imprescindibles para efectuar una buena preparación para el parto y la maternidad.

El Yoga incorpora el conocimiento del cuerpo, sus cambios y sus posibilidades, interaccionándolos con el control de la mente y de la respiración.

Todo ello posibilitará realizar un parto consciente y tranquilo, conocer los propios recursos y la sabiduría individuales, respetando la naturaleza, con la mente, la respiración y la concentración.

Efectos saludables

La práctica de Yoga aporta a la mujer durante el embarazo un sinfín de efectos:

Físicos y fisiológicos.

  • Tonifica la columna vertebral y la cintura abdominal combatiendo la hiperlordosis y los dolores lumbares.
  • Estimula el sistema digestivo y facilita el peristaltismo intestinal, evitando el estreñimiento.
  • Mejora la circulación de retorno e impide la formación de varices.
  • Mantiene una respiración amplia. Relaja el sistema nervioso.

Energéticos.

  • Mantiene un nivel energético necesario para el proceso que se vive.
  • Favorable a la evolución del embrión.

Emocionales.

  • Ayuda a mantener el equilibrio y la estabilidad.
  • Elimina la ansiedad.

Mentales.

  • Desarrolla la calma y la lucidez de pensamiento.
  • Promueve una mayor conciencia del papel que se está desempeñando.

Espirituales.

  • Fomenta el amor y la ternura en una experiencia única.